652 09 31 28

Estimulación cognitiva

La estimulación cognitiva, engloba todas aquellas actividades que se dirigen a mejorar el funcionamiento cognitivo en general (memoria, lenguaje, atención, concentración, razonamiento, abstacción, operaciones aritméticas y praxias) por medio de programas de estimulación.

La estimulación cognitiva, por tanto, consiste en estimular y mantener las capacidades cognitivas existentes, con la intención de mejorar o mantener el funcionamiento cognitivo y disminuir la dependencia del paciente, adaptando las actividades al grado de deterioro del paciente.

Lo más importante, es que al trabajar sobre las capacidades residuales (las que aún conservan) de la persona (y no las que ya ha perdido), se evita la frustración del paciente. Todo esto contribuirá a una mejora global de la conducta y estado de ánimo como consecuencia de una mejora de autoeficacia y autoestima por parte del paciente.

¿Qué áreas se pueden abordar durante las sesiones de Estimulación Cognitiva?

Se entiende por orientación en espacio, tiempo y persona, como el conocimiento que el sujeto tiene del entorno espacial y temporal en el cual se desenvuelve. Es un concepto relacionado con capacidades cognitivas como atención y vigilancia, memoria reciente, conocimiento autobiográfico y la proyección del futuro.

El lenguaje es una función que permite la comunicación entre las personas. En algunas patologías podemos encontrar con alteraciones del lenguaje como la afasia (alteración del lenguaje oral con dificultad para la comprensión y la expresión), alexias (dificultad o incapacidad adquirida para la lectura y/o la comprensión de la lectura) y agrafias (dificultad adquirida en el lenguaje escrito)

Las praxias son una serie de habilidades para poner en marcha programas motores, normalmente de forma adquiridos. En algunas patologías podemos encontrar esta función alterada, presentando así apraxia, que se manifiesta como la alteración del control voluntario de los movimientos intencionales como la utilización de un cepillo de dientes, vestirse, uso de objetos cotidianos, etc.

Son funciones cognitivas que funcionan para percibir y reconocerla forma y las características físicas (visuales, auditivas, somestésicas, olfativas y gustativas) de las personas y de los objetos del entorno. En demencias, las agnosias (alteración de la función gnósica), es una de las primeras manifestaciones.

La memoria es la capacidad de codificar, almacenar y recuperar de manera efectiva la información aprendida o de un suceso vivido. Una patología que produzca una alteración en la memora, puede provocar la incapacidad de aprender material nuevo y de recordar a información ya aprendida

La atención es la capacidad de generar, dirigir y mantener un estado de activación adecuado para el correcto procesamiento de la información.

Son habilidades implicadas en la planificación, generación, ejecución y reajuste de conductas dirigidas a objetivos concretos.

El cálculo es la habilidad para manipular números en operaciones aritméticas; esta función tiene vital importancia en actividades de la vida diaria como la utilización del dinero.