652 09 31 28

Musicoterapia

 

La Musicoterapia es el uso de la música en la consecución de objetivos terapéuticos: la restauración, mantenimiento y acrecentamiento de la salud tanto física como mental. Es la aplicación sistemática de la música, en un ámbito terapéutico para provocar cambios en el comportamiento.

Es importante saber que en musicoterapia se trabaja con la experiencia musical y que no requiere conocimientos musicales previos.

La musicoterapia es particularmente recomendable para personas:

• Con trastorno del espectro autista
• Con discapacidad intelectual, física o sensorial
• Con demencias y Alzhéimer
• Con hiperactividad y déficit de atención
• Que han sufrido experiencias traumáticas o pérdidas

Terapia A Domicilio lleva a cabo las sesiones de Musicoterapia basándose en los fundamentos terapéuticos de la música establecidos por Poch:

 Efectos fisiológicos

La música afecta a la presión sanguínea, a la velocidad de la sangre y al fenómeno eléctrico del músculo cardiaco. En cuanto al ritmo cardiaco y el pulso,  una música estimulante puede incrementarlo, mientras que una música sedante tiende a disminuirlo. Al igual que en la respiración, una música estimulante tiende a aumentar la respiración; en cambio, una sedante tiende a lentificarla.

Efectos psicológicos

La música puede despertar, evocar, provocar, fortalecer y desarrollar cualquier emoción o sentimiento humano. No cabe duda que la música puede expresar sentimientos de amor, odio, tristeza, temor, alegría, desesperación, terror, miedo, angustia, etc. Por otro lado, la música actúa sobre el sistema nervioso central, lo provoca o puede provocar en el ser humano efectos sedantes, estimulantes, enervantes, etc.

Efectos intelectuales

  • Ayuda a desarrollar la atención sostenida por la inmediatez, persistencia y constante variedad del estímulo musical.
  • Sirve de estímulo de la imaginación a través de los sonidos característicos de lo que representan, transformados en música.
  • Estimula la capacidad creativa, ya que puede crear un ambiente idóneo para la creación a través de la estimulación sensorial y el clima afectivo que puede generar.
  • Es una fuente de placer similar al juego, porque en ambos existe una variación constante de sonido, exceptuando si se conoce la melodía con anterioridad.
  • Ejercita la inteligencia ya que obliga a seguir el curso de varios razonamientos a la vez y diversas voces o melodías.

Efectos sociales

La música tiene la capacidad de favorecer la expresión de uno mismo, pero lo hacen de forma no verbal y simbólica. Además, la música puede llegar a ser un agente socializante; el canto, la danza, la interpretación en grupo pueden dar lugar a la expresión de sentimientos comunes.
La música puede provocar sentimientos o sugerir ideas sin necesidad del uso de palabras; es un tipo de lenguaje alógico propio del niño pequeño o del hombre primitivo, de manera que la música puede ser accesible para todos.

Efectos espirituales

Puede ayudar al paciente a sobreponerse al vacío, la soledad, al medio, al infortunio, etc.

 

Enlaces de interés:

Federación Española de Asociaciones de Musicoterapia

Asociación de Profesionales de Musicoterapia